EE.UU.

Mike Pence: ¿próximo Presidente de Estado Unidos?

Su seriedad y su constancia lo convirtieron en una de las figuras clave que hay actualmente en Washington
domingo, 16 de julio de 2017 · 04:11:00 p.m.
WASHINGTON (NA) ─ Hace exactamente un año, la vida del gobernador de Indiana, Mike Pence, dio un giro radical en la escena internacional cuando Donald Trump lo escogió para ser vicepresidente de Estados Unidos.
   
Hoy es la persona que más cerca está de la presidencia estadounidense, ya sea por sustituir de forma automática a Trump en caso de que renuncie o por ser su sucesor natural en 2020 o 2024. Todo le diferencia del empresario que cimentó su fortuna en el sector inmobiliario y ahora ocupa la Casa Blanca: es un héroe para los ultraconservadores cristianos y es totalmente recto y disciplinado.
   
Su seriedad y su constancia le han convertido en una de las figuras clave que hay actualmente en Washington y goza del respeto de los congresistas republicanos, bastante confundidos por las formas de Trump para mandar. Casi todas las semanas va al Congreso para tranquilizar a los legisladores ante los tumbos que da el gobierno. En abril también se fue de gira por Asia para calmar a los aliados de Estados Unidos. Y desde hace meses también trata de unir a su partido, ante la división que ha provocado la reforma sanitaria.
   
Tal y como lo describió recientemente el diario Daily Beast, Pence es el martillo preparado para romper el cristal en caso de emergencia. "Estar presente, tener una cara que dice Estoy aquí, todo va bien es la misión de Pence", cuenta a la AFP Michael Munger, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Duke.
   
Nuevas amistades 
   
"Ser el vicepresidente del presidente Donald Trump es el mayor honor de mi vida", reivindicó hace poco. Pence, de 58 años, demuestra una lealtad inquebrantable por el hombre que lo sacó del anonimato. El periódico The New York Times informó que dos de sus colaboradores más cercanos crearon en mayo un comité de acción política, un PAC como se conoce en Washington. Estas plataformas recaudan dinero y pueden ser muy útiles para financiar eventuales candidaturas.
   
El vicepresidente también ha comenzado a celebrar cenas con donantes republicanos en su residencia oficial, el Observatorio Naval, relaciones que le podrían servir de mucho en un futuro.

La tormenta rusa
 
   
Las investigaciones sobre la presunta injerencia de Rusia en la campaña electoral de Trump están debilitando al mandatario. Un grupo de demócratas ha pedido incluso su destitución. Este escenario está muy lejos mientras los republicanos sigan apoyando al multimillonario. Pero la tormenta rusa no deja de caer sobre la Casa Blanca y muchos temen ya las conclusiones a las que llegue el fiscal especial del caso, Robert Mueller.
   
En caso de destitución, Pence se convertiría en el décimo vicepresidente de la historia que llega a lo más alto del poder sin ganar unos comicios. El último fue Gerald Ford en 1974 tras la renuncia de Richard Nixon. Pence ha tomado la precaución esta semana de distanciarse del hijo mayor de Trump, Donald Jr., que se reunió el año pasado en plena campaña con una abogada rusa para que le facilitara información comprometedora sobre Hillary Clinton, la candidata demócrata.
   
Pero no está del todo protegido de este asunto. Mientras dirigió el equipo de transición presidencial a finales de año, se dejó engañar por Michael Flynn, uno de los consejeros del mandatario, sobre una parte de sus conversaciones con el embajador ruso en Estados Unidos. Su credibilidad también se vio afectada después de que Donald Jr. revelara su entrevista con la abogada rusa, porque garantizó públicamente que no hubo contactos con Rusia durante la campaña.
   
"Se ha mostrado muy leal", señala a la AFP Paul Beck, politólogo en la Universidad Estatal de Ohio. "Pero si la polémica sobre Rusia se transforma en un problema serio para la administración Trump, Pence estará atrapado como el resto del equipo", sostiene.
Cargando más noticias
Cargar mas noticias